Gestión de la incontinencia

Pacientes crónicos institucionalizados – Afrontar su cuidado con un enfoque holístico

 

En los próximos años la sanidad deberá afrontar el envejecimiento poblacional desde un punto de vista de tratamiento y a favor de una mayor calidad en los servicios asistenciales. ¿Cómo hacerlo sostenibile?

España ocupa el séptimo lugar en el ranking mundial de países con más longevidad solo por detrás de Japón. Esto significa que la sanidad, en los próximos años, deberá afrontar de una forma u otra el aumento de pacientes crónicos o dependientes teniendo en cuenta diferentes retos: La necesidad de aumentar la cartera de servicios sanitarios, mantener su calidad de vida y gestionar el gasto económico de una manera eficiente.

La cuestión es ¿cómo lo afrontaremos?

En la actualidad la gestión del gasto en entornos económicos desfavorables pasa muchas veces disminuir el uso o comprar productos fungibles más económicos, con la intención de alargar el presupuesto dedicado todo el tiempo que sea posible. Y éste, en parte es un razonamiento aceptable: nadie quiere eliminar puestos de trabajo, reducir plazas residenciales o escatimar en medicaciones. Pero a la larga todos sabemos que comprar barato suele salir caro y, en este caso además impacta directamente en el servicio asistencial prestado a los pacientes institucionalizados y por lo tanto en su calidad de vida.

El reto está aquí para quedarse

Mantener la calidad asistencial y la calidad de vida sin aumentar el gasto de gestión sanitaria no parece tarea fácil. En HARTMANN lo hemos conseguido colocando esta situación dentro la perspectiva de la economía de la salud. Aquí se hace obligado pensar en el cuidado de los pacientes institucionalizados, ya sea en Centros Residenciales o Socio Sanitarios, desde el punto de vista del tratamiento global del paciente y no desde una óptica de consumo y coste de producto. Así trabaja el Plan Dignity.

Éste plan de acción en la gestión de los pacientes crónicos y/o dependientes, se estructura en cinco pilares que aúnan:

  • Procesos asistenciales
  • Procesos administrativos
  • Formación
  • Economía de la salud 

Tenemos un plan - Plan Dignity

La implementación del Plan Dignity pasa por revisar los procesos asistenciales específicos de cada Residencia. Analizar el porqué y el cuándo de los servicios sanitarios prestados a los pacientes, el impacto en su calidad de vida y formando en protocolos sanitarios específicos a los profesionales de la salud.

Los Centros que trabajan con el Plan Dignity por ejemplo, usan de 2 a 3 absorbentes de incontinencia por paciente institucionalizado, mientras que la media Española es de 6 a 7, doblando consumo, servicio asistencial molestias a los pacientes, debido en parte a productos de bajas prestaciones a costes muy bajos. En HARTMANN trabajamos para garantizar un consumo sostenible además de asegurar la calidad de vida de nuestros mayores.

También puede interesarte
Best Case en la mejora el tratamiento de la incontinencia
DESCARGA

Buenas prácticas en la mejora del tratamiento de la incontinencia

Best Case con Hestia Alliance