Desinfección

Evitar la gripe y los resfriados está en tus manos

La desinfección de manos puede ayudar a prevenir el 80% de las enfermedades contagiosas típicas de cuando llega el frío.

En noviembre llegan los primeros días fríos y las bajas temperaturas, señal de que el invierno se encuentra a la vuelta de la esquina. Noviembre, diciembre y enero son el campo de cultivo perfecto para la gripe y los resfriados, y una gran parte de la población pasará por este trámite que se concibe como inevitable, pero que no lo es en absoluto.

Según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 80% de patologías como la gripe y los resfriados se contagian a través del contacto con las manos. Las barras del metro o el autobús, los baños, nuestras mascotas, la nariz, los pañales de nuestro bebé… son algunas de las superficies que tocamos a diario y que son enormes fuentes de transmisión de sobre todo, virus y bacterias.

“Debemos ser conscientes de que los microorganismos están presentes prácticamente en todos los objetos y superficies que nos rodean, especialmente en aquellos espacios por los que pasa mucha gente. Está más que demostrado que una medida tan sencilla como unos buenos hábitos de desinfección evita muchas enfermedades”, apunta Sofia Sbert, farmacéutica de HARTMANN España.

Y es que el virus causante del resfriado llega a sobrevivir 18 horas en superficies inertes, como por ejemplo billetes y monedas, grifos, taza del WC, estropajos, esponjas, etc. El problema es que estos objetos no se desinfectan y se comparten con otras personas, por lo que se propagan infecciones de forma fácil.

Por eso, para desinfectarnos las manos como es debido no basta con el agua y el jabón. Con ellos nos las lavamos, es decir, eliminamos la suciedad visible, lo que se conoce como flora transitoria. Pero no las desinfectamos. Para conseguirlo la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda utilizar un antiséptico de manos como Sterillium® Gel de HARTMANN, que elimina el 99,99999% de los gérmenes en tan solo 30 segundos.

Está indicado para la desinfección higiénica y quirúrgica, aplicándose sin diluir sobre la superficie seca de las manos. Un producto que presenta una alta tolerancia dermatológica, incluso después de un uso prolongado, y que además hidrata la piel.